domingo, 17 de septiembre de 2017

CARTA ABIERTA DE CFK A LOS QUE VOTARON LISTAS OPOSITORAS EN PROV. DE BUENOS AIRES

por Cristina Fernández de Kirchner, en CFKArgentina


En la perspectiva de las próximas elecciones, en las cuales sostengo que hay que votar a Unidad Ciudadana, reproduzco la carta que CFK publicó hace pocos días atrás, que constituye una sólida argumentación de por qué resulta trascendente votar a quien es la principal oposición política contra el macrismo.

 


El pasado 13 de agosto, la mayoría de los electores le dieron un mensaje muy claro al Gobierno de Macri, Vidal y Bullrich: dos de cada tres bonaerenses dijeron, con su voto, que hay que frenar el ajuste.
Hay esperanza. Entre todos y todas, obtuvimos un resultado importante que el Gobierno no debería ignorar. Pero, como ya sabemos, lo va a hacer. De hecho, ya prepara el GRAN ajuste para después de las elecciones de octubre. Flexibilización laboral que afectará el sector registrado del trabajo, despidos en el sector público, recorte de jubilaciones y pensiones, ajuste a las Provincias y más aumento en las tarifas de los servicios de luz, gas y agua, agregándose el transporte, entre otros, constituyen la segunda fase del ajuste.
Este Gobierno no escucha. Este Gobierno no rectifica.
Estamos en un momento histórico en Argentina. Además del durísimo ajuste que conocemos y padecemos, y que ha desordenado la vida de la gente, estamos viendo como en las últimas semanas se está produciendo un peligroso deterioro del Estado de Derecho, cuya expresión más dramática es la desaparición forzada de Santiago Maldonado, y el descarado uso partidista de las instituciones de la República.
Para imponer este GRAN ajuste después de las elecciones de octubre, el Gobierno quiere y sobre todo necesita una sociedad débil, organizaciones sociales divididas y una oposición fragmentada. Para imponer este GRAN ajuste el Gobierno utilizará toda su capacidad para manipular la realidad y engañar a los argentinos como lo ha hecho en el resultado electoral de las PASO, por ejemplo. Las mentiras se mezclan con engaños para imponer su relato. La concentración de poder y la complicidad de importantes sectores económicos y mediáticos configuran una poderosa maquinaria de propaganda. Pero los argentinos y argentinas conocen, en carne y hueso, la verdad y la auténtica realidad, incluso muchos de aquellos que decidieron igualmente votar al Gobierno.
La realidad del ajuste y del que tienen preparado para octubre si no los frenamos antes; la realidad de la desocupación y de un trabajo cada vez más precario en el que la plata no alcanza; la realidad del tarifazo y su plan para aplazar sus aumentos y dividir el pago de las facturas de invierno del gas para después de las elecciones; la realidad de una deuda brutal que está hipotecando el futuro y el de nuestros hijos e hijas; la realidad de la degradación de la justicia al servicio de la política partidaria; la realidad de los aumentos en medicamentos, el encarecimiento de la canasta básica o el empobrecimiento de cada vez más argentinos. De todo esto el Gobierno, y sus candidatos, no quieren hablar.
El Gobierno de Mauricio Macri elude sus responsabilidades y manipula la realidad para enfrentarnos y dividir a la mayoría. Quiere una sociedad debilitada y sin capacidad de fiscalizar su actividad. Sólo podremos frenar esta política económica y las amenazas a la vida y a los derechos y garantías ciudadanas con nuestro voto.
Los ciudadanos y ciudadanas que votamos a las listas opositoras somos mayoría y nosotros no podemos, como lo hace el Gobierno, eludir nuestras responsabilidades. Quienes conformamos la oposición, porque allí nos colocan nuestro pensamiento y el voto popular, sabemos del GRAN ajuste que vendrá después de las elecciones y de sus consecuencias económicas y sociales. También sabemos que el Estado de Derecho está severamente amenazado. Por eso tenemos la responsabilidad de evitar mayores sufrimientos a los argentinos y argentinas.
Estas elecciones no son la segunda vuelta del 2015. Tampoco son la primera vuelta del 2019. Son las elecciones para decidir si el Gobierno tiene un cheque en blanco para proseguir con el ajuste y el endurecimiento de sus políticas, o bien si podemos evitar más dolor y sufrimiento para nuestros compatriotas frenando el nuevo GRAN ajuste que planea el Gobierno de Mauricio Macri para después de octubre. ¿Vamos a esperar? ¿Vamos a permitir que cálculos políticos y legítimas ambiciones personales en el futuro dejen que AHORA el Gobierno imponga su GRAN ajuste?
Creo, sinceramente, que ahora es el momento de Unidad Ciudadana, el mejor instrumento que tenemos HOY para que la voz de la mayoría social y electoral sea también una mayoría política en las instituciones. Nadie debe renunciar a nada. Ni a sus ideas, ni a lo que dijo, ni a lo que hizo, menos aún, a sus aspiraciones futuras. Ganemos juntos ESTA elección y hablemos todos y todas, de TODO. Sin limitaciones y sin reservas.
Argentina espera que estemos a la altura de nuestra responsabilidad. Ahora el Gobierno debe tener un límite, y solo lo tendrá si ganamos las elecciones de octubre. Sabemos cómo hacerlo y con qué boleta. Solo hay una que nos lo permite. Y no es arrogancia ni soberbia: es la lectura objetiva del resultado electoral del 13 de agosto. Y mañana trabajemos, unidos y unidas, por la construcción de una mejor alternativa política para el futuro. Hago un llamado democrático a favor de una ciudadanía que se ha manifestado mayoritariamente contra el ajuste del Gobierno y para cambiar el rumbo económico.
Creo que la alternativa a las políticas de este Gobierno se forja desde la calle, desde las urnas y desde las instituciones. Trabajemos juntos en el Congreso con un Plan de Emergencia Nacional para frenar la dureza del ajuste en donde más fuerte ha golpeado: en el empleo, las tarifas, los alimentos y los medicamentos; y evitar el nuevo y GRAN ajuste que tienen previsto para después de octubre, como todos y todas sabemos. Es imprescindible que la mayoría social que hoy está clamando cambiar de rumbo económico y el respeto al Estado de Derecho, tenga una mayoría política y parlamentaria que pueda defenderla.
Desde Unidad Ciudadana, y yo misma, estamos dispuestos a iniciar un nuevo ciclo político basado en el trabajo conjunto de todas las sensibilidades opositoras. Creo imprescindible que esa mayoría social que se manifestó contra el ajuste, tenga una correlativa expresión electoral e institucional. El Gobierno NO puede tener un cheque en blanco para el GRAN ajuste. Y solo la boleta de UC nos lo permite. No les pedimos el voto para nosotros, sino que ofrecemos nuestra boleta para que pueda representar su voto opositor y trabajar en conjunto por un cambio de rumbo económico en el futuro y el respeto al Estado de Derecho en el presente.
Podemos hacerlo. Debemos hacerlo.

MOVILIZACIÓN DE REPUDIO A NETANYAHU

El 12 de septiembre numerosas organizaciones populares, convocadas en el Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino, nos movilizamos frente a la embajada de Israel en Argentina para repudiar la visita a nuestra Patria del primer ministro del Estado racista y terrorista de Israel. La visita de Netanyahu constituye la primera vez en toda la historia nacional que el funcionario de más alto rango de Israel visita nuestro país.

miles de personas por Palestina y en contra de Israel

Netanyahu representa a las posiciones más radicales del sionismo: apoya la colonización de nuevos territorios, desplazando a los palestinos; está en contra del acuerdo que Obama realizó con Irán; está a favor de la guerra y en contra de la solución de dos Estados en Palestina. Es lo que el Saker llama un "loco del sótano", supremacista fanático de los más peligrosos... Pero hoy Netanyahu llega a la Argentina en un momento duro y desagradable para Israel en Medio Oriente: las huestes terroristas del Estado Islámico, Al-Qaeda, y demás mercenarios terroristas que operan en Siria e Irak actuando en realidad como legiones de Occidente, están totalmente derrotadas por la alianza de Irán, Hezbolá, Irak, Siria y Rusia. El anglosionismo es la principal fuente del terrorismo internacional, y hoy sus organizaciones terroristas fueron derrotadas. Israel tiene miedo. El proyecto de Gran Israel ya no existe. Hezbolá es uno de los más gloriosos y grandes ganadores en Líbano y Siria, y su prestigio es enorme en todo el mundo musulmán y entre todos los patriotas revolucionarios. Netanyahu viene a la Argentina y a otros países de América Latina buscando retaguardias dentro de perspectivas desfavorables para Israel y para los Estados Unidos en Medio Oriente. América Latina es una "zona de paz" a la que el sionismo mira como refugio para sus criminales, comprometidos en todo tipo de masacres y fechorías.


Siria ha vencido al terrorismo, lo que es decir al sionismo

En este marco, y en cualquier caso, es necesario y justo el repudio a este Estado criminal que es Israel, Estado que, por otra parte, siempre se opuso al legítimo reclamo de soberanía de la Argentina sobre nuestras Islas Malvinas. Israel siempre apoyó al Reino Unido, de la misma forma que Estados Unidos. Obviamente que el cipayo Macri está exultante de integrar este contubernio internacional, por supuesto en claro perjuicio para nuestra Nación.

criminales son, los jefes de un estado criminal

Desde todo punto de vista, esta movilización en Buenos Aires, a la concurrieron miles de personas, constituye una manifestación muy saludable contra Israel y toda la despreciable alcahuetería macrista.



A continuación, la declaración leída durante la concentración:

El Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino, y todas las organizaciones que lo componen, hace público su más absoluto repudio a la presencia en territorio argentino de Benjamín Netanyahu, Primer Ministro del Estado de Israel, entidad abiertamente genocida y violadora del Derecho Internacional, responsable de crímenes de guerra, que ha cobrado la vida de miles de seres humanos, desplazado a millones y que mantiene secuestrados en terribles condiciones a más de seis mil palestinos en cárceles israelíes, sin ningún tipo de garantía legal, entre otros crímenes de lesa humanidad.
Exigimos a nuestro gobierno interrrumpir de manera inmediata todo tipo de relación con esta entidad ocupante dada la obligación de todo estado democrático de defender los Derechos Humanos y no mantener relaciones con un gobierno que practica la violación sistemática de los mismos, de aislarlo diplomática, económica y políticamente, a fin de que cesen sus prácticas segregacionistas, colonialistas, antidemocráticas y de apartheid.


imágenes de la manifestación en Buenos Aires

Tanto durante la Nakba (la expulsión de palestinos de su tierra en 1943) como durante la Naksa (la ocupación de la totalidad restante del territorio en 1987), los israelíes han recurrido al terror (como en las masacres de Dar Yassin o Ein al Zaytoun) para que la población palestina abandonara sus tierras.
Hoy, casi 2.000.000 de palestinos viven en la Franja de Gaza, territorio de 262 km2 de superficie y una del las zonas más densamente pobladas de la tierra, constituida en la mayor cárcel a cielo abierto del mundo. El bloqueo al que es sometida, no permite en la práctica la circulación ni de personas ni de productos imprescindibles para la construcción, la salud, la alimentación, es decir, la vida misma. Gaza está hoy al borde de una gigantesca catástrofe humanitaria ya que se encuentra sometida no sólo a las incursiones militares para llevarse prisioneros, sino a constantes ataques aéreos y bombardeos de distinta intensidad y magnitud. La operación Margen Protector, de 2014, dejó más de 2.300 muertos, entre ellos 555 niños y niñas, más de 10.000 heridos, 475.000
desplazados y la masiva destrucción de infraestructura y viviendas.



En el territorio de Cisjordania, por otra parte, viven 2.600.000 palestinos, 900.000 de ellos en precarios campos de refugiados de casi 70 años de antigüedad en los que, violando los Acuerdos de Oslo, el ejército israelí penetra generalmente de noche para asesinar o secuestrar a palestinos al igual que hace en otras ciudades.
Toda Palestina está cruzada por un muro y un entramado de rutas cuyo uso está segregado para palestinos o israelíes. Los puntos de control militar (check points) impiden la libre circulación, allí los humillan, dividen a las familias y convierten en una odisea llegar al lugar de trabajo, cultivar los campos, concurrir a las escuelas y a los hospitales. Numerosas mujeres palestinas embarazadas han
perdido a sus hijos esperando en estos puestos.
En la zona que está bajo total Control israelí, se produce la destrucción de viviendas, la instalación de colonias y el robo sistemático del agua.
En Jerusalén Oriental viven unos 250.000 palestinos. En 1980 Israel se anexionó la ciudad. El Consejo de Seguridad de la ONU, declaró que dicho acto, ilegal y unilateral, "constituye una violación del derecho internacional" y "supone un serio obstáculo para el logro de una paz completa, justa y duradera". Sin embargo, esto no ha constituido un impedimento para que Israel continúe con el desarrollo de una Gran Jerusalén cada vez más judaizada. Los incidentes de este año 2017, se relacionan con esta política. Estos palestinos, que en muchos casos pertenecen a familias que han vivido por siglos en Jerusalén, tienen status de inmigrantes residentes temporarios, y son hostigados cotidianamente.
Por otra parte, los refugiados palestinos en Medio Oriente, más de cuatro millones, al igual que los emigrantes, tienen absoluta prohibición de regresar al territorio donde ellos o sus familias han nacido.


gigantesca bandera palestina flamea en la manifestación

Quinientos mil israelíes son colonos en tierras palestinas de Jerusalén y Cisjordania. Las leyes internacionales y en particular la 4ª Convención de Ginebra, prohiben expresamente transferir población civil a territorios militarmente ocupados, de manera que todas las colonias son ilegales.
Los palestinos que permanecieron en 1948 en lo que hoy es el Estado de Israel, 1.600.000, es decir el 20% de la población de ese estado, poseen ciudadanía israelí, pero son allí considerados y tratados como ciudadanos de segunda clase y son numerosas las leyes que les otorgan menores derechos que a los ciudadanos israelíes judíos.
Cuando los palestinos ejercen su legítimo derecho a la resistencia ante la ocupación, o un soldado israelí sostiene que lo han hecho -cualquiera sea la forma- como un niño que tira una piedra, sufren ejecuciones extrajudiciales o detenciones arbitrarias. En los últimos 10 años más de 5.100 palestinos fueron asesinados por fuerzas de seguridad israelíes, y más de 25 por civiles israelíes. Entre ellos más de 1.100 niños y más de 400 mujeres.
Desde 1967, más de 750.000 ciudadanos palestinos han sido detenidos. Entre ellos, 15.000 mujeres y decenas de miles de niños. Cerca del 40% de la población masculina ha pasado por las cárceles israelíes. Estas cárceles, salvo una, violando las leyes internacionales, se encuentran en territorio israelí, lo que complica seriamente las visitas familiares.
En general, las detenciones son sorpresivas y nocturnas, para evitar la reacción de los vecinos. No se informa, por tiempos que pueden ser prolongados, el destino del detenido. Las torturas son prácticas habituales. convalidadas por el Tribunal Supremo israelí. Los niños son interrogados sin la presencia de sus padres. La detención administrativa es una modalidad que vuelve aún más arbitraria la represión: el fiscal puede informar en secreto, sin conocimiento del acusado y de su defensor, todos o parte de los motivos de la detención sólo aljuez, impidiendo de esta forma toda posibilidad de defensa. En principio, la prisión administrativa no puede prolongarse más de seis meses, pero puede renovarse indefinidamente. Hay prisioneros que han pasado ocho años en
prisión bajo la excusa de detención administrativa.
En julio de este año había 6.128 palestinos prisioneros, 450 de ellos en prisión administrativa, 320 niños, 62 mujeres.


el pueblo argentino repudia a Netanyahu

Junto con la opresión permanente sobre el pueblo palestino y la ocupación de su territorio, Israel agrede a otros países arabes de la región, participa soterradamente en el conflicto de la República Arabe Siria, país en donde mantiene ocupadas ilegalmente las alturas del Golán desde el año 1967 y que lucha denodadamente por expulsar a los grupos terroristas de su territorio, así como las Granjas de Shebaa en la vecina República del Líbano, también agredido por el flagelo del terrorismo. Toda esta política injerencista del Estado de Israel se ve agravada por el paraguas de impunidad que le otorga ser el principal aliado de los Estados Unidos de Norteamérica, potencia que pretende
hegemonizar la política internacional a través de sus constantes prácticas imperialistas.


las victoriosas banderas sirias estuvieron presentes

Benjamín Netanyahu ha participado activamente, como militar y desde distintas funciones en el gobierno de Israel, en la ejecución de este genocidio, y en los últimos ocho años, en calidad de Primer Ministro, es el mayor responsable de los crímenes cometidos contra el pueblo palestino.
La invitación a Benjamin Netanyahu convierte al gobierno nacional en cómplice de un genocida y su presencia en suelo argentino es un insulto a una república que debe ser defensora de la legalidad internacional y de los atributos más preciados de la humanidad, como son el derecho de los pueblos a vivir en paz, sin ocupación ni agresiones colonialistas.



Pero las víctimas de Israel no son sólo los palestinos. Israel es un proveedor mundial de armas, elementos y capacitación para la represión. Fue proveedor de nuestra dictadura, y de gran parte de las dictaduras de América Latina. Garantiza siempre que lo que provee “ha sido probado”, si, probado contra el pueblo palestino. Nuestro país ya está comprando estos productos, y la visita de
Netanyahu viene a fortalecer los vínculos en este sentido. ¡Los argentinos no queremos represión y no queremos armas israelíes para la represión!


autoridad religiosa de la comunidad islámica en Argentina


¡Fuera Netanyahu de la Argentina!

¡Viva Palestina Libre!







lunes, 21 de agosto de 2017

PASO 2017: LA DERROTA QUE LOS CÍNICOS PRETENDEN OCULTAR

Comparto el análisis de Cristina Fernández de Kirchner de que todos los que no votaron a Cambiemos lo hicieron en contra del modelo que Cambiemos representa, que es el que hoy Macri está ejecutando. Aproximadamente sólo 3 de cada 10 votantes efectivos lo hizo por la diferentes expresiones alineadas explícitamente con Macri (esto sin considerar aprox. un 20% del padrón que no votó). Los otros más de dos tercios del total de los que votaron el domingo 13 de agosto lo hicieron en contra del modelo de Macri, porque todas las expresiones opositoras a Macri lo son “contra el ajuste”. Esto significa que el mensaje de la mayoría es ¡basta Macri! Y significa que este mensaje pretenderá ser escondido por el régimen oligárquico hoy en el poder.

cuando CFK anuncia su triunfo (escamoteado) en PASO 2017

Pero esos votantes contra Cambiemos tienen diferentes representantes. Muchos son genuinos y otros son tramposos. Éstos últimos ya han demostrado quienes son. Son los que han ayudado a Macri a aprobar sus leyes antinacionales y antipopulares en todo este tiempo desde que asumió, porque parece que se olvida el detalle de que Macri está en minoría en las cámaras del Congreso. Es gracias, fundamentalmente, a los autodenominados “peronistas” que traicionan la doctrina de Perón, que Macri pudo ir imponiendo el re-endeudamiento externo, la designación de jueces afines, la estafa a los jubilados que se llama “reparación histórica”, y etc., etc., etc. Es irritante tener que refrescar la memoria histórica con el concepto de que la doctrina peronista es nacionalista, está contra la usura internacional, contra el FMI, a favor del mercado interno, por la protección de la industria nacional, por la defensa de los derechos de los trabajadores, por la soberanía nacional… Entonces ¿cómo puede llamarse peronista quién hace lo contrario de la doctrina del fundador y máximo conductor del movimiento?
Por esta razón, gracias a los tránsfugas disfrazados de peronistas, en Octubre muchos de los que votan contra el ajuste y contra Macri, en realidad votarán por Macri creyendo votar en su contra, por el hecho de que sus representantes son traidores más o menos claros, más o menos evidentes (sea porque su principal función sea fragmentar el voto que podría concentrarse en la más genuina opositora al gobierno, que es CFK, o sea porque directamente seguirán siendo socios en el cogobierno de la gestión cipaya), pero sin embargo serán elegidos por un discurso -mentiroso- de (falso) distanciamiento y oposición contra Macri.

CFK es la esperanza

¿Y por qué se puede decir que la principal opositora de Macri es CFK, a pesar de que una gran parte de los traidores que cogobiernan el plan antipatriótico provienen del Partido Justicialista-Frente para la Victoria? Se puede afirmar eso porque Cristina Fernández de Kirchner, cuando fue presidenta, tomó muchas decisiones políticas de corte nacionalista y contrarias al establishment del “Estado profundo” al que pertenecen esos “peronistas” que, por oportunismo, no sacaron los pies del plato durante el Ejecutivo de Cristina pero conspiraron de manera permanente contra ella y que son una gran parte de la explicación de la derrota (negativa de Randazzo a ser candidato a gobernador en 2015 y sabotaje encubierto de por medio en las elecciones) de Scioli de 2015. Se puede afirmar eso porque Cristina apuntó contra la SIDE de Antonio Stiuso, verdadera agencia proxy de la CIA y el Mossad en Argentina (la “operación Nisman” es una de las tantas operaciones que estos diabólicos abyectos descargaron sobre Cristina). Se puede afirmar eso porque CFK crea Unidad Ciudadana no sólo para enfrentar la trampa de unas internas manipuladas en un (operado por Macri y “la embajada”) Partido Justicialista que llegó, en su momento, a ser el sostén de un cipayo monumental como Carlos Menem, sino también para, justamente, tomar distancia de una manera de hacer política arribista, oportunista y traidora, donde lo que abunda es el acomodo y lo que no existe es el patriotismo. Se puede afirmar eso porque CFK tomó claramente distancia, y se diferenció políticamente, de todos aquellos que votaron las leyes que le permiten a Macri ejecutar su plan antinacional. Se puede afirmar eso porque CFK se manifestó claramente por revisar, para impugnar, el nuevo endeudamiento con que hoy Macri está hipotecando una vez más la Argentina. Por supuesto, si a CFK se le pide todo, y ya mismo, indudablemente que no sacará “aprobado”, pero lo importante no es dejarse conducir por el maximalismo, por la exigencia maliciosa, sino mirar el sentido de sus decisiones y la dirección de sus virajes. Recordemos que Argentina, durante el kirchnerismo, salvo su participación en los circos sionistas contra Irán en las Naciones Unidas y los votos oportunistas en ciertas ocasiones contra Siria, tuvo una política que, claramente, al promover el multipolarismo, fue profundizando su contradicción con los deseos del imperialismo anglosionista. Los anglosionistas querían librecomercio; Argentina ejercía el proteccionismo. Los anglosionistas querían Alianza del Pacífico y tratado de Libre Comercio Mercosur-Europa, la destrucción de la Unasur y la CELAC y el aislamiento a Venezuela y el ALBA; Argentina hacía lo contrario. Los anglosionistas querían que Cristina les pagara a los buitres; Argentina promovió en las Naciones Unidas un marco referencial de renegociación de deudas soberanas. Los anglosionistas pretendían que se redujera el gasto público destinado al pueblo argentino y se redujeran los impuestos a los ricos; Argentina aumentaba el gasto público destinado al pueblo argentino y mantenía los impuestos que los ricos pretendían eliminar. Los anglosionistas pretendían seguir fugando divisas y evadiendo impuestos; Argentina colaboraba con las investigaciones internacionales contra los paraísos fiscales y disponía medidas de control de las divisas para evitar su fuga. Los anglosionistas pretendían que no hubiera ni ciencia ni empresas del Estado nacional; la Argentina avanzaba en el sentido de darle cada vez mayor protagonismo al Estado. Y así podemos seguir con muchas otras medidas, y que van más allá de lo económico, como por ejemplo el impulso a los juicios a los cipayos genocidas, o las reformas de los códigos penal, civil, de procedimientos, y las reformas orgánicas del Poder Judicial con las procuradurías y el aumento de los derechos de los fiscales y querellantes, las mejoras de las políticas carcelarias, etc., etc., además de la ley de medios, y etc., etc., todo en contra de los deseos del imperio anglosionista. Indudablemente que hoy, cuando todo está siendo destruído por Macri y los traidores que colaboran con él, todo eso que acabo de enumerar adquiere más valor. No es todo lo mismo: aunque podamos englobar tanto a Macri como a CFK como expresiones de la “política burguesa”, tienen políticas y programas totalmente diferentes. No es lo mismo la vocación de “capitalismo nacional” que Néstor Kirchner manifestó cuando asumió en 2003, que este capitalismo desregulado en favor del capital financiero anglosionista para la depredación ilimitada de las riquezas naturales del país y la explotación absoluta del trabajo de los argentinos.
Entonces la polarización real es entre los patriotas y los cipayos, o sea, entre el kirchnerismo (peronismo genuino y fiel a la doctrina de Perón) y el macrismo. La cuestión es que del lado de los votos opositores al macrismo hay mucho cipayismo disfrazado cuya función es, justamente, desvirtuar el voto contra el ajuste y estafar su sentido, tal como hizo Macri en relación a sus promesas de 2015. Considerando esto es que cobra más importancia el voto a CFK, ya que es el voto que tiene el mayor significado opositor, por estar respaldado por una persona que demostró decisión y valentía desde la primera magistratura del país, decisión y valentía afectando (hasta cierto punto, pero suficiente para ser intolerable) los intereses de la oligarquía que hoy está entronizada con Macri en el poder.
En estos casi dos años de gestión de Macri pasaron muchas cosas y Randazzo, por ejemplo, no abrió la boca. Se quedó calladito y tranquilito mientras Macri destruía todo a gran velocidad. Esta actitud de Randazzo no expresa más que una torva despolitización (él es el que no habla, sólo “cumple”), como la de la hiena que espera su oportunidad. Con sólo salir a la cancha su impacto es contra Cristina, no contra Macri, porque disputa en el mismo espacio que ella. Y si realmente tiene un espíritu constructivo, entonces que decline de presentarse en Octubre, porque ya las PASO dejaron claro que no tiene ninguna chance. Pero no: sus mandantes (¿estará extorsionado por algún “carpetazo” de la SIDE de Stiuso?) lo necesitan compitiendo contra Cristina, para rebajar la performance de Unidad Ciudadana.

si Randazzo no se hubiera bajado hoy Scioli sería presidente

Sergio Massa, directamente, además de buchón de la embajada yanki por lo menos desde los tiempos de Néstor Kirchner (así los demostraron los “Argenleaks”), resulta en la manifestación del oportunismo más rampante y de los más burdos posicionamientos filo-fascistas. Y por si se duda de su cipayismo, ahí está su reciente proselitismo acompañado del yanki Rudolph Giuliani. Massa es el chanta del bar, con aspecto algo prolijo, hablando de política con cara de importante, mezclando la biblia con el calefón, resultando el cobarde que actúa de capo, tipo Etchecopar, que mezcla todo en una ensalada indigesta y perversa.

el "peronismo" que usa USA

Considerando todo el aparato que CFK debió enfrentar (aparato del Estado, de los medios de comunicación, de los jueces venales, etc.) en todo este tiempo, es verdaderamente una proeza que haya logrado los guarismos que obtuvo, aún considerando como válidos las resultados artificialmente disminuidos debido a las diferentes manipulaciones que operó el macrismo para desdibujar el peso electoral objetivo de Cristina.
Los oligarcas tienen miedo. Tienen que hacer el acting de que “ganamos”, como para poder convencerse de que están fuertes. CFK les genera mucha inseguridad. Saben que ese “cambio cultural” que Macri pretende, que es la desperonización del peronismo, que es que el peronismo termine por ser sólo ese “peronismo” de pitucos que, con muecas de chetos ignorantes, hablan de la Historia Peronista como mercancía de su comercio político; y que es que el peronismo de Evita, ese peronismo insurrecto en serio, con perfil nacionalista revolucionario, se vea reducido a su menor expresión posible; ese “cambio cultural”, decía, no terminará de producirse si CFK no es derrotada de manera contundente y definitiva. CFK es la semilla que tiene capacidad germinativa latente, que tiene poder, larvado, de hacer renacer el nacionalismo en su mayor potencialidad. A esa posibilidad le tienen terror. Y nada más y nada menos que todo eso es lo que está en juego.


La lucha sigue, y hay que redoblar fuerzas. A pesar de las maniobras de fraude pendiendo sobre las elecciones, en Octubre tenemos que reventar de votos las urnas con votos kirchneristas. Respecto del fraude, el macrismo tiene sus serios problemas operativos, propios de una fuerza de su tipo. No nos olvidemos que una cosa es pensar una maniobra o dar una orden, y otra es ser capaz de ejecutarla, y de ejecutarla bien. Descuento que el fraude electoral siempre fue un plan en marcha, por que todo es fraude en ellos (es fraude su cara, sus gestos, sus palabras, su moral, su accionar, su “argentinidad”, sus medidas de gobierno). Todo está invertido en la esquizofrenia clasista propia de la política imperialista.

Argentina colonia, el "cambio cultural" que Macri desea

Dependerá de ellos y de nosotros, con nuestra lucha y militancia, que dicho plan de fraude se pueda concretar con éxito o que salga de la peor manera, totalmente distinta de la que pergeñaron sus perpetradores. El resultado de la lucha nunca depende de una sola de las partes, sino que siempre es producto del accionar simultáneo, inevitablemente entrelazado, de los enemigos en pugna. Siempre se trata de la fortaleza moral del movimiendo nacional, popular y revolucionario, contra la debilidad de la fe farisea de los mercaderes del templo. En las próximas elecciones es fundamental hacer fracasar sus planes. Ya lo que sucedió en las PASO, con las manipulaciones y los fraudes, se les está volviendo en contra, de a poco, pero de manera constante. La estructuración de los macristas es frágil… frente a un movimiento coherente de lucha, su esquizofrenia hará crisis.

Leonardo Del Grosso

domingo, 16 de julio de 2017

EL HAARP Y LA BOMBA DEL ARCO IRIS: CÓMO ACABAR CON LA CIVILIZACIÓN MODERNA EN MENOS DE UN SEGUNDO (Y ADENDA)

por Antonio Cantó, en La Pizarra de Yuri y Comunidad Saker Latinoamérica


 

(Estaba cargando este mismo artículo en Comunidad Saker Latinoamérica y no pude hacerlo más porque se cayó el sitio. Se ve que los oscuros están defendiendo la libertad de expresión. Así que hoy, que pensaba promocionar en las redes éste y otros artículos colgados en Saker Latinoamérica, me tendré que conformar con sólo compartir el enlace de este post. Espero que los compañeros puedan resolver rápido los inconvenientes, en la medida de sus posibilidades).

Como bien nos enseñó The Saker, una cosa es ser capaz de construir una detonación nuclear y otra diferente es ser capaz de “entregar” una explosión aatómica en el lugar que se desea, lo que requiere la capacidad de transportar el artefacto explosivo. Esto significa tecnología de vectores (por ejemplo misiles), tecnología de teleguiado y tecnología de ojivas nucleares. En esas tecnologías Corea del Norte ha avanzado y avanza a galope de “Mallima”.

Leyendo estos artículos de Antonio Cantó, descubrimos que el abanico de posibilidades tácticas y estratégicas en el “teatro coreano” se abre de manera generosa en favor de Corea del Norte.

En el mundo occidental, que como sabemos está conducido por la mitomanía sionista, deberemos acostumbrarnos a creer que cuando la R.P.D.C. dice que no tiene miedo de una guerra con EE.UU., y que la ganará, no está haciendo acción sicológica sino diciendo, como es el estilo coreano, la más estricta verdad.

Bueno, ahora sí, vamos con Cantó:


Existe al menos una manera de terminar con la sociedad que conocemos y enviarnos de vuelta al siglo XIX. Sí, el HAARP tiene algo que ver, pero no lo que muchos creen.

El 9 de julio de 1962, los Estados Unidos realizaban una prueba nuclear en el espacio exterior con el nombre en clave Starfish Prime: hicieron estallar una carga termonuclear de 1,44 megatones propulsada mediante un cohete Thor a 400 km sobre el Océano Pacífico. Por aquellos tiempos ya se sabía que las explosiones atómicas a gran altitud no pueden causar daños directos en tierra, pero presentan unas propiedades especiales que fueron un secreto absoluto durante más de treinta años, hasta el extremo de convertirse en un arma clave para la guerra nuclear sin que el público tuviera ningún conocimiento de ello. Los físicos sí que se lo imaginaban aunque, naturalmente, no dispusieran de los medios para realizar el experimento, que caía dentro de las atribuciones exclusivas de sus compañeros al servicio de las fuerzas armadas. Aunque a partir de 1981 se publicaron numerosos artículos en Science y otras revistas científicas revisadas por pares, fue sólo tras el final de la Guerra Fría –cuando sus posibilidades eran ya un secreto a voces en el mundo académico– que se empezó a hablar públicamente de la cuestión.

“Eran los daños causados por el EMP, tanto como los debidos a la explosión, el fuego y la radiactividad, lo que ensombrecía todos los estudios detallados sobre la posibilidad de recuperarse después de una guerra nuclear. Sin disponer de esencialmente nada eléctrico o electrónico, incluso en remotas áreas rurales, parecía sorprendentemente difícil que América pudiese recuperarse. La América posterior al ataque, en todos estos estudios, quedaba anclada a principios del siglo XX hasta que pudieran adquirirse en el extranjero equipos eléctricos y componentes electrónicos. Por razones obvias, todo el tema EMP era alto secreto y los seguimientos del Congreso se efectuaban a puerta cerrada. De hecho, esta es la primera sesión de seguimiento a puertas abiertas que recuerdo”
–Dr. Lowell Wood, director de proyectos avanzados en los Laboratorios Nacionales Lawrence Livermore, en audiencia ante el Congreso de los Estados Unidos, el 7 de octubre de 1999.

No se lo dijeron a nadie, pero Starfish Prime modificó el campo magnético de la Tierra –específicamente, el cinturón interior de Van Allen– y creó un cinturón de radiación a su alrededor que dañó tres satélites. Durante muchos años, hubo que construir los satélites artificales con mayor blindaje debido a este hecho. De manera más notoria, ocurrieron cosas extrañas en las Islas Hawaii, situadas a casi mil quinientos kilómetros de distancia: se fundieron misteriosamente trescientas farolas del alumbrado urbano, se dispararon cientos de alarmas contra robo e incendio aunque no hubiera llegado ni la más mínima vibración, y el enlace interinsular de microondas de una compañía telefónica se quemó. Estas averías fueron reparadas rápidamente, sin dar ninguna explicación.
La Unión Soviética protestó, como era de esperar, aunque sólo uno de sus satélites había resultado afectado marginalmente. Lo que no dijeron los rusos es que ellos tenían ya preparada sus propias pruebas para apenas tres meses después, relacionadas con el estudio de la Defensa Antibalística de Moscú: la serie K, que se hizo estallar en Kazajistán entre octubre y noviembre de 1962, con cinco cargas de hasta 300 kilotones. La tercera prueba de la serie, denominada poco imaginativamente K-3, detonó el 22 de octubre a 290 kilómetros de altitud, no muy lejos de la vertical de Jezkazgan, mientras el resto del mundo andaba ocupado con la Crisis de los Misiles de Cuba. Los científicos soviéticos monitorizaban muy discretamente una línea telefónica aérea de 570 km para medir los efectos de aquella energía secreta que parecía hacer cosas a los sistemas eléctricos a distancias enormes; para ello, la habían dividido en varios sectores de 70 u 80 km., instrumentados independientemente.


Se puede imaginar su estupor cuando los 570 km quedaron fritos con corrientes de 1.500 a 3.400 amperios, con todos sus fusibles y disyuntores a gas, y con ellos toda la red de líneas secundarias. No sólo eso: también se incendió violentamente la central eléctrica de Karaganda, mientras 1.500 km de cables eléctricos subterráneos entre Astana y Almaty quedaban fuera de servicio, además de una cantidad incontable de daños menores. De nuevo, aquella energía secreta invisible e imperceptible había demostrado su capacidad de dañar gravemente la infraestructura civil y militar a distancias enormes mediante la sobrecarga masiva de los sistemas eléctricos y electrónicos radicalmente indispensables para cualquier forma de sociedad tecnificada.
Al año siguiente, los Estados Unidos y la Unión Soviética firmaron el Tratado de Limitación Parcial de las Pruebas Nucleares, prohibiendo todos los ensayos excepto los subterráneos, que después suscribiríamos hasta 123 países. La razón fundamental de este tratado fue reducir la cantidad de lluvia radiactiva que estaba ya contaminando toda la Tierra debido a las 331 pruebas atmosféricas norteamericanas, las 200 soviéticas y las decenas de Francia, el Reino Unido y China. Y eso estuvo bien. Aunque también hubo otra razón menos confesable: mantener esta fuerza secreta en la oscuridad, lejos del alcance de cualquier futura potencia nuclear.


Pero, ¿de qué se trataba? ¿Qué clase de fuerza extraordinaria es esta que puede destruir el sustrato más básico de la civilización tecnológica contemporánea a lo largo y ancho de todo un continente, después de una explosión nuclear en el espacio exterior que ni siquiera llega a verse y mucho menos notarse desde tierra? Porque este arma sólo deja como prueba de su presencia unas luces multicolores bellísimas, muy altas en el cielo, que son en realidad auroras boreales: las luces del fin del mundo. Por eso la llaman la bomba del arco iris.

El pulso electromagnético de gran altitud (HEMP)
Cuando se produce un pico súbito de energía electromagnética, durante un periodo muy corto de tiempo, decimos que se trata de un pulso electromagnético. Podríamos afirmar que, por ejemplo, un rayo o un relámpago causan pulsos electromagnéticos naturales.
Ya en 1945, durante las primeras pruebas nucleares en Nevada, se blindaron por partida doble los equipos electrónicos porque Enrico Fermi se esperaba alguna clase de pulso de estas características generado por aquellas bombas atómicas primitivas. A pesar de este blindaje, numerosos registros resultaron dañados o destruidos. Lo mismo les ocurrió a los soviéticos y los británicos, que llamaban a este efecto radioflash.
Lo que ocurre es que, en una bomba atómica que estalla cerca del suelo, el pulso electromagnético es pequeño, tiene poco alcance y en general queda dentro del área de destrucción térmica y cinética ocasionada por el arma, con lo que no se detecta a primera vista. Pero en un explosivo atómico que detona fuera de la atmósfera terrestre, en el espacio exterior, este efecto es muy distinto y resulta amplificado a gran escala por el propio campo magnético natural terrestre. ¿Cómo es esto posible?


Buena parte de la energía de una carga atómica se libera en forma de rayos gamma instantáneos. Los rayos gamma no son otra cosa que una forma de energía electromagnética de alta frecuencia; esto es, fotones como los que, a frecuencias menores, componen la luz, las ondas de radio o los rayos X. Su emisión es característica en los procesos que afectan al núcleo de los átomos o las partículas subatómicas que los forman. En una explosión nuclear, por tanto, se producen masivamente.
Dentro de la atmósfera terrestre, los rayos gamma resultan absorbidos rápidamente por los átomos del aire, produciendo calor; parte de la devastadora energía termocinética que caracteriza a las armas atómicas se debe precisamente a esta razón. Pero fuera de la atmósfera terrestre, esta absorción no se produce, porque no hay aire ni nada digno de mención que se cruce en su camino: a efectos macroscópicos, viajan por el vacío. Y siguen haciéndolo a la velocidad de la luz, hasta volverse imperceptibles en la radiación de fondo. Algunos de los objetos más lejanos que conocemos son los brotes de rayos gamma, en el espacio profundo, precisamente porque esta radiación puede desplazarse sin muchas molestias a lo largo y ancho de todo el universo.
Sin embargo, en una detonación próxima a la Tierra, la parte de esta radiación gamma que enfoca hacia el planeta viaja a la velocidad de la luz hasta alcanzar las capas exteriores de la atmósfera. Si se ha producido lo bastante cerca (típicamente, entre cien y mil kilómetros), esta esfera de radiación gamma en expansión no habrá llegado a disiparse mucho y billones de estos fotones de alta frecuencia chocan con los átomos del aire, a entre 20 y 40 km de altitud, cubriendo la extensión de un continente e incluso más. Entonces, se producen dos efectos curiosos.
El primero es que los átomos de la atmósfera resultan excitados y se ponen a liberar gran cantidad de electrones libres de alta energía, por efecto Compton. A continuación, estos electrones resultan atrapados por las líneas magnéticas del campo terrestre y se ponen a girar en espiral en torno a las mismas. El resultado es una especie de "dinamo" gigantesca, del tamaño del planeta, con un "bobinado" (los electrones libres capturados) que gira a la velocidad de la luz.
No giran mucho tiempo, pero da igual. Como consecuencia, se produce un inmenso pulso electromagnético que carga de grandes cantidades de electricidad el aire circundante y la tierra que está a sus pies. Estas cargas eléctricas ionizan intensamente la atmósfera, causando las bellísimas auroras boreales que dan nombre a la bomba del arco iris, y a continuación se abalanzan sobre todo lo que esté a su alcance con un potencial de decenas e incluso cientos de miles de voltios/metro. Especialmente, sobre los sistemas eléctricos y electrónicos.
Típicamente, el pulso así generado tiene tres componentes, denominados –de manera igualmente poco creativa– E1, E2 y E3. Ninguno de ellos tiene la capacidad de dañar de manera significativa a la materia corriente o a las personas. El E3 es un pulso muy lento, con decenas a cientos de segundos de duración, ocasionando un efecto parecido al de una tormenta geomagnética muy severa; tiende a deteriorar o dañar las grandes líneas eléctricas y sus transformadores. El E2 es muy parecido al ocasionado por el relámpago, y resulta fácilmente neutralizado por los pararrayos y otras protecciones similares contra embalamientos energéticos. El E1, en cambio, es brutalmente rápido, casi instantáneo, y transporta grandes cantidades de energía electromagnética; por ello, es capaz de superar las protecciones corrientes contra rayos y otras sobrecargas, induciendo corrientes enormes, miles de amperios, en los circuitos eléctricos y electrónicos que quedan a su alcance: miles de kilómetros de alcance.


El resultado es sencillo: los circuitos, simplemente, se fríen de modo instantáneo por todo el continente. Esto sucede sobre todo en aquellos que están conectados a antenas (pues una antena capta tanta energía electromagnética del aire como puede) y a líneas que actúen de antena (por ejemplo, los propios cables de la red eléctrica). Pero se ha documentado también muchas veces en circuitos apagados y desconectados, pues el pulso es lo bastante intenso para inducir corriente en su interior.
Los microchips de alta integración en los que se basa toda nuestra tecnología presente, desde las grandes instalaciones industriales y energéticas hasta los aparatejos que nos compramos continuamente, son especialmente frágiles ante el componente E1 del pulso electromagnético, que quema con facilidad las uniones P-N por embalamiento térmico, tanto más cuanto más pequeños sean sus componentes. La subsiguiente dislocación de los sistemas SCADA, los controladores PLC y otros elementos clave de los sistemas que garantizan los servicios de la civilización actual puede poner fácilmente a una sociedad contemporánea de rodillas durante las primeras fracciones de segundo de un ataque así, incluso mucho antes de que empiece la guerra de verdad... en caso de que haga falta después de algo así.
Se ha documentado que esta clase de circuitos pueden quedar dislocados con pulsos de 1.000 voltios/metro y la mayoría de ellos resultan destruidos por debajo de 4.000 voltios/metro. Un arma nuclear detonando en el espacio para generar pulsos electromagnéticos puede barrer fácilmente un continente entero con un potencial de entre 6.000 y 50.000 voltios/metro, incluso con potencias explosivas muy bajas, por debajo de 10 kilotones, menos que la primitiva bomba de Hiroshima. Aunque la documentación pública al respecto es ciertamente críptica, parece como si el componente E1 fuese en gran medida independiente de la energía total liberada por el arma (a diferencia del E3, que es directamente proporcional).


Debido a la distribución característica de las lineas del campo magnético terrestre, y dado que la generación del pulso es totalmente dependiente de las mismas, su intensidad está relacionada con la latitud. El pulso tiende a ser débil cerca del ecuador e intenso en las latitudes intermedias donde se hallan Europa, Estados Unidos, China, Japón y las áreas más habitables de Canadá y Rusia. Su impacto sería mucho más notorio en sociedades altamente urbanas e industrializadas y menor en las zonas agrícolas subdesarrolladas o en vías de desarrollo. Las ciudades, que dependen de una infinidad de servicios garantizados por estas tecnologías y son prácticamente inhabitables en ausencia de los mismos, sufrirían de manera particular. Toda gran urbe depende de sus suministros y su pujanza económica; la capacidad del pulso electromagnético inducido para desarticular los suministros y suprimir la actividad económica les resultaría letal.
Esto último nos hace observar un hecho singular: las armas de pulso electromagnético podrían ser una opción extraordinariamente interesante para países que se sientan en condiciones de inferioridad tecnológica o industrial respecto a un adversario. En un intercambio de bombas del arco iris, el bando más tecnificado e industrializado sufriría daños y dislocaciones de sus infraestructuras esenciales mucho mayor que el bando menos dependiente de la tecnología avanzada. Si las armas nucleares tienen en general una capacidad igualadora importante, las de pulso electromagnético llevan esta capacidad al extremo. Hipotéticamente, una nación agrícola atrasada y anclada a principios del siglo XIX no sufriría ningún daño por un ataque de estas características, mientras que una nación sofisticada, urbanita y avanzada sufriría pérdidas inmensas y correría grave riesgo de aniquilación.

Efectos del HEMP
“Los automóviles modernos dependen de los semiconductores y los microprocesadores; la posibilidad de que sufran daños catastróficos es, por tanto, extrema. Ninguno de los sistemas militares desprotegidos que hemos sometido a pruebas soportaba más de 10.000 voltios por metro [...] Las tormentas solares, de potencia muy inferior a esta distancia, han provocado cortes de electricidad muy severos. Existen múltiples razones para creer que las partes de nuestros sistemas de comunicaciones basadas en semiconductores, es decir su práctica totalidad, serían extremadamente vulnerables a un ataque EMP. Es razonable afirmar que muchos, si no todos los sistemas informáticos modernos expuestos a campos EMP de 50.000 voltios por metro, desde los portátiles hasta los grandes sistemas, dejarían de funcionar como mínimo. Y la mayoría de ellos se quemarían. Cualquier arma nuclear de cualquier tipo [generará EMP si se detona a la altitud adecuada]”
–Dr. Lowell Wood, op.cit.

Durante un intenso ataque de pulso electromagnético de gran altitud (HEMP) un ciudadano corriente sólo notaría al principio que se ha ido la luz. Su sorpresa aumentaría al mirar su reloj (digital) de pulsera, querer usar el teléfono, encender su portátil o descubrir que al menos una parte de los coches y camiones han dejado de funcionar repentinamente y están formando grandes atascos: nada parece estar operativo. En muchas ciudades, que dependen de bombas para el correcto funcionamiento de la red de aguas potables, la presión de los grifos comenzaría a descender (y en otros puntos aumentar, hasta el extremo de reventar las tuberías). El personal de mantenimiento o emergencias que acudiera a reparar las averías e incendios descubriría que sus propios instrumentos están dañados y al menos una parte de sus vehículos inutilizados.


Así reducido ya al estado de un campesino del siglo XIX sin saberlo, es posible que nuestro amigo o amiga pasara sus primeras horas esperando a ver si vuelve la corriente, leyendo a la luz de las velas, jugando con los niños o bajando al bar (donde no funciona ni la cafetera, ni la cocina) para echar la partida sin luz. En este momento, su vida sería aún parecida a quienes experimentaron algún gran apagón como este, este o este otro. Quienes trabajen o estudien lejos de sus casas tendrían muchos problemas para regresar, y es probable que debieran hacerlo a pie.
Puede que su nerviosismo comenzara a aumentar a la mañana siguiente, al descubrir que todo sigue sin funcionar, que los alimentos del refrigerador comienzan a estropearse y que los cajeros automáticos continúan muertos. Trata de conseguir una radio a pilas, se dirige a la comisaría más próxima o a la junta de distrito a preguntar. Nadie sabe gran cosa. Corre el rumor de que ha habido una guerra. Los supermercados y la mayoría de comercios, desprovistos de cajas registradoras, suministros diarios y controles de stock y personal están en su mayoría cerrados a cal y canto; sólo quedan abiertos algunos pequeños comerciantes, vendiendo el fondo de almacén y sacando las cuentas con lápiz y papel. Se pasa por el trabajo, donde le dicen que no hay nada que hacer hasta que vuelva la luz. Los niños siguen yendo al colegio (si viven cerca), pues para dar clase sólo se precisa tiza y pizarra, pero los profesores andan un poco confundidos.
Cuando pasa por delante de un hospital, se encuentra con largas colas en las puertas de urgencias. Aparentemente, tienen problemas para atender a los enfermos, y no digamos ya cuando se precisa una intervención quirúrgica. Oye decir que se les están agotando los medicamentos más utilizados. Un poco asustado, busca una farmacia abierta para adquirir los fármacos que usa la familia. No se los quieren vender sin receta, y de todas formas algunos ya no quedan. Por todas partes hay vehículos inútiles empujados malamente sobre las aceras y arcenes. Gracias a eso pueden circular ahora unos pocos trastos viejos, anteriores a la era de las centralitas digitales y el encendido electrónico. Pasa un arcaico Land Rover de la Guardia Civil, pidiendo por megafonía a viandantes y vecinos que permanezcan en sus casas siguiendo instrucciones de la Delegación del Gobierno.


Nuestro ciudadano se asusta y decide regresar al hogar. Cuando pasa por cerca de la estación del tren, observa que allí tienen luz eléctrica. Al asomarse, descubre que han conectado una locomotora diésel-eléctrica del año de la tos, a modo de generador. Las modernas máquinas computerizadas para los AVEs y Alaris y demás redes de velocidad alta, en cambio, parecen estar inutilizadas.
En unos pocos días, a nuestro ciudadano ya no le queda comida, ni medicamentos, y el agua potable es de dudosa salubridad. La electricidad sigue sin regresar, pues las fábricas que debían construir los repuestos para hacer millones de reparaciones a gran escala también están destruidas. Se habla de que van a evacuar a la gente al campo. Pero, ¿en qué campos van a meter a los millones de habitantes de las ciudades? Desde la terraza, ve cómo se van formando las primeras colas de refugiados. Sólo entonces comprende que su vida y la de los suyos ha cambiado para siempre, propulsados a un mundo antiguo donde, realmente, ya no sabe cómo sobrevivir.

Esto no son hipótesis. Este es el tipo de daño que vemos en los transformadores durante las tormentas geomagnéticas. Una tormenta geomagnética es una variante muy suave, muy sutil, del llamado componente lento del EMP [E3].
Así que cuando estos transformadores quedan sometidos al [E3], básicamente se queman, no debido al propio EMP sino a la interación del EMP con la operación normal del sistema eléctrico. Los transformadores se queman y cuando se queman así, señor, ahí se quedan y no se pueden reparar. Deben reemplazarse, como usted apuntó, desde fuentes extranjeras. Los Estados Unidos, como parte de su ventaja competitiva, ya no producen grandes transformadores eléctricos en ningún lugar. Toda la producción está deslocalizada en el exterior.
Y cuando quiere usted uno nuevo, lo pide, y entonces hay que fabricarlo y entregarlo. No se almacenan. No hay inventario. Se fabrica, se embarca y se entrega por medios muy lentos y complejos porque son objetos muy grandes y masivos. Vienen despacio. El retraso típico desde que ordena usted uno hasta que lo tiene en servicio es de uno a dos años, y eso es si todo sale estupendamente [y tiene usted dinero para pagarlo.]
–Dr. Lowell Wood, en otra comparecencia ante el Senado de los EEUU, 2005.

Uso militar del HEMP: destruyendo la civilización a continentes

“Los soviéticos planificaron un ataque EMP muy extenso contra los Estados Unidos y otros objetivos [...] Un ataque así causaría billones [europeos] de dólares en daños infraestructurales [...] A finales de la Guerra Fría [...] sólo la Unión Soviética tenía la capacidad de montar ataques EMP contra los Estados Unidos, y muy probablemente lo haría como el primer golpe de una lucha a muerte realizada con medios técnicos protegidos contra EMP. Las respuestas indicadas a cualquier ataque EMP eran bien claras. La capacidad soviética máxima para imponer esos ataques existe todavía en las fuerzas estratégicas de la Federación Rusa, y predigo sin duda ninguna que seguirá existiendo durante muchas décadas [...] Cualquier país que disponga de un arma nuclear del tipo de las utilizadas en la II Guerra Mundial [y un cohete capaz de transportarla al espacio] puede realizar un ataque EMP.”
–Dr. Lowell Wood, op.cit. (1999)


Se ha postulado insistentemente que las armas de pulso electromagnético y otras aún más esotéricas como las de oscurecimiento constituirían el compás de apertura de la guerra nuclear. Un país así atacado a escala continental sufriría grave desarticulación de sus sistemas defensivos, y muy especialmente en sus radares y telecomunicaciones radioeléctricas. Pero, si bien todos los medios militares que se pueden proteger suelen estar protegidos, su efecto sobre la infraestructura civil resultaría tan devastador que un atacante podría optar por utilizar únicamente esta técnica para asestar un golpe terrible sin iniciar una guerra nuclear a gran escala.
Un solo cohete con una sola cabeza detonando en el espacio exterior, lejos de cualquier sistema antimisil del presente o del futuro próximo, puede provocar con facilidad esta clase de efectos a mayor o menor nivel. Hace tiempo que los científicos rusos y chinos publican abiertamente artículos sobre las posibilidades de construir armas de "súper-EMP", diseñadas específicamente con objeto de llevar esta clase diferente de destrucción a sus límites teóricos máximos. Para potencias que disponen desde hace décadas de tecnología de armas nucleares avanzadas, misiles balísticos y cohetes espaciales, el coste de tales opciones es ridículamente bajo. Incluso países mucho más atrasados como Corea del Norte podrían llevar a cabo un ataque de este tipo con éxito, lo que seguramente explica algunas realidades presentes de la política internacional.
Curiosamente, un ataque de pulso electromagnético sólo se puede realizar una vez, y luego hay que esperar a que la atmósfera se descargue para repetirlo: cuando el aire está altamente ionizado por la detonación precedente, los siguientes pulsos "se ponen a tierra" y no hacen gran cosa. Por este mismo motivo se prefieren armas de fisión de una sola etapa en vez de armas de fusión multietápicas, o se corre el riesgo de que el pulso generado por la pequeña carga iniciadora debilite los efectos de las siguientes etapas.
Por su capacidad para causar grandes daños en un área inmensa a un coste ridículo, de manera difícilmente evitable y con la hipotética posibilidad de desarticular por completo la sociedad atacada durante un periodo de tiempo indeterminado, es muy probable que este tipo de armas se utilizaran en cualquier conflicto que escalara al nivel nuclear.

Armas de pulso electromagnético no nucleares


Se han postulado diversas armas electromagnéticas de alcance reducido, con el propósito de realizar ataques selectivos contra una instalación o vehículo determinados. Ya en 1951, Andrei Sajárov y su equipo propusieron en la URSS un cierto generador por compresión de flujo mediante bombeo explosivo, que fue reproducido poco después en el Laboratorio Nacional Los Álamos estadoundense. Los generadores Marx usados en la investigación de los efectos del pulso electromagnético constituyen otra posibilidad, aunque son caros y voluminosos para una aplicación militar en el campo de batalla. Un dispositivo llamado vircator puede convertir con facilidad la energía producida por estos generadores en fuertes pulsos locales, con un alcance de decenas o cientos de metros.
No se ha documentado con claridad el uso de este tipo de armas en guerras reales, probablemente porque están envueltas en un velo de secreto, los sistemas militares suelen estar protegidos contra pulsos y las redes eléctricas civiles se suprimen con más facilidad y de manera más selectiva mediante el uso de bombas de grafito.

Defensa contra pulsos electromagnéticos
 Es conceptualmente sencillo proteger una instalación o equipo contra pulsos electromagnéticos, y en ocasiones hasta barato: si la defensa se implementa en la fase de diseño, puede llegar a encarecer el producto final en cantidades tan bajas como un 5% (aunque en otros casos llegue a superar el 100%). Sin embargo, esto sólo es aplicable a determinadas instalaciones y dispositivos, y una protección fuerte contra pulsos electromagnéticos militares presenta numerosos problemas de índole práctica (y económica).
Uno de estos problemas sustanciales radica en que, para proteger una instalación o equipo contra esta clase de ataque, la única aproximación verdaderamente eficaz consiste en encerrarlo en una caja o jaula de Faraday. Sin embargo, una jaula de Faraday perfecta resulta más fácil de decir que de hacer, sobre todo cuando hablamos de instalaciones voluminosas como una central eléctrica o telefónica, una estación de transformación, una refinería o una planta industrial. Entre otras cosas, requiere un costoso mantenimiento constante, para evitar que la humedad, la oxidación o incluso cosas como pequeños corrimientos de tierra que generen grietas en el subsuelo dejen un "paso libre" al pulso.
Otro problema importante radica en que las propias redes (eléctrica, telefónica, incluso la de aguas y alcantarillado...) pueden transportar el pulso con facilidad al interior de la instalación o dispositivo. Todo contacto con el exterior debe estar defendido con componentes dieléctricos, fusibles o disyuntores ultrarrápidos –raros y caros, pues como ya hemos mencionado las protecciones contra el rayo no sirven contra el componente E1 del pulso– o, incluso, mediante el uso de equipos totalmente autónomos situados dentro de la jaula.


Resulta especialmente complicado proteger los dispositivos provistos –externa o internamente– de antenas o de cableados o circuitos que actúen como una antena, dado que la naturaleza de las mismas es precisamente captar tanta energía electromagnética de la atmósfera como sea posible. Esta clase de aparatos quedarán destruidos con facilidad durante un ataque de esta naturaleza, e incluso pueden llegar a incendiarse o estallar. Prácticamente todos los equipos electrónicos que utilizamos cotidianamente y las redes que los alimentan son susceptibles de actuar como una antena.

Investigación de los pulsos electromagnéticos


Los procesos y efectos de los pulsos electromagnéticos de gran altitud se estudian fundamentalmente por dos vías. Una de ellas son los generadores Marx, capaces de inducirlos localmente sobre los equipos que se desea poner a prueba. De esta forma, se pueden descubrir sus efectos sobre cada aparato específico y sobre las protecciones que se les puedan haber implementado. Pese a que estos equipos son costosos y muy voluminosos, son numerosos los países que han trabajado con los mismos: Estados Unidos, la URSS y luego Rusia, China, el Reino Unido, Francia, Alemania, Holanda, Suiza e Italia.


Para comprender la manera como se generan estos pulsos y otros fenómenos similares de utilidad tanto civil como militar se utilizan las instalaciones del tipo del HAARP, tan del gusto de los conspiranoicos (aunque nunca sean capaces de acertar a qué se dedican realmente, y desde luego no tiene nada que ver con los terremotos). Tanto el HAARP norteamericano (con su potencia de 3,6 MW... hay cadenas de radio que emiten más energía) como la instalación rusa de Sura (190 MW, 53 veces más) o el EISCAT europeo (cerca de un gigavatio total) y algunos otros de menor potencia son equipos de calentamiento ionosférico por radiación electromagnética. Estas instalaciones permiten simular de manera limitada el bombeo de rayos gamma y X en las capas exteriores de la atmósfera característicos de una carga nuclear EMP (y también de un montón de fenómenos naturales, como la radiación solar).


Sin que el mundo lo supiera, las principales potencias han dispuesto durante más de cuarenta años de un arma capaz de acabar con la civilización tecnológica moderna en apenas una fracción de segundo. En vez de corregir discretamente esta debilidad, la evolución de las sociedades y los mercados hacia unas tecnologías cada vez más delicadas y una economía donde se tienden a presionar todos los costes a la baja han magnificado el riesgo de que un ataque así suprima radicalmente los medios técnicos de una nación moderna y la envíe de vuelta al siglo XIX... en un tiempo donde ya nadie recuerda cómo se sobrevivía en el siglo XIX. Al igual que ocurre con las armas nucleares, no hay manera de desinventar el pulso electromagnético; sólo queda protegerse contra él. La pregunta es si queremos. Si queremos pagarlo, claro.


Lee también la adenda a este artículo, con detalles y precisiones importantes


viernes, 16 de junio de 2017

LA CRISIS EN QATAR: OTRO TORPE INTENTO DE DEBILITAR A IRÁN POR PARTE DE LOS TRES ESTADOS CANALLAS (ACTUALIZADO)

por The Saker, en thesaker.is y Comunidad Saker Latinoamérica. Escrito para The Unz Review. Traducción de Leonardo Del Grosso





Primero, un rápido quién es quién
Probablemente nunca descubriremos lo que verdaderamente fue discutido entre Trump, los sauditas y los israelíes, pero no hay duda de que la reciente iniciativa saudita contra Qatar es el resultado directo de estas negociaciones. ¿Cómo sé eso? ¡Porque Trump mismo lo dijo! Como mencioné en una reciente columna, la catastrófica sumisión de Trump a los neoconservadores y sus políticas lo han dejado empantanado con el RAS (Reino de Arabia Saudita) y con Israel, otros dos estados canallas cuyo poder y, francamente, salud mental, están disminuyendo a cada minuto.
Mientras que el RAS y Qatar han tenido sus diferencias y problemas en el pasado esta vez, en lo que atañe a la magnitud de la crisis, ésta es mucho más grande que nada en el pasado. Este es un esquema tentativo y necesariamente aproximado de quién está apoyando a quién:

Apoyando a los saudíes (según Wikipedia)
Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Egipto, Maldivas, Yemen (significa el régimen pro-saudita en el exilio), Mauritania, Comores, Libia (el gobierno de Tobruk), Jordania, Chad, Djibouti, Senegal, Estados Unidos, Gabón.

Apoyando a Qatar (según yo)
Turquía, Alemania, Irán.

Los números están del lado saudí, pero ¿la calidad?

Preguntas, muchas preguntas
La situación es muy fluida y todo esto podría cambiar pronto, pero ¿no nota algo raro en la lista anterior? Turquía y Alemania apoyan a Qatar, aunque Estados Unidos apoya al RAS. Eso es, para los principales estados miembros de la OTAN, tomar una posición contra los EE.UU.
A continuación, mire la lista de apoyo a los saudíes: excepto los EE.UU. y Egipto, todos son militarmente irrelevantes (y los egipcios no se involucrarán militarmente de todos modos). No es así para los que se oponen a los saudíes, especialmente Irán y Turquía. Así que si el dinero está del lado de los saudíes, el poder de fuego está del lado de Qatar aquí.
Entonces, ¿Gabón? ¿Senegal? ¿Desde cuándo están involucrados estos dos en la política del Golfo Pérsico? ¿Por qué están tomando partido en este conflicto lejano? Un rápido vistazo a las 10 condiciones que los saudíes exigen que los cataríes cumplan, no nos ayudan a entender su participación:

1- Inmediata ruptura de las relaciones diplomáticas con Irán,
2- Expulsión de Qatar de todos los miembros del movimiento de resistencia palestina Hamas,
3- Congelamiento de todas las cuentas bancarias de miembros de Hamas y abstención de cualquier trato con ellos,
4- Expulsión de Qatar de todos los miembros de la Hermandad Musulmana,
5- Expulsión de los elementos anti-CCG[P] (Consejo de Cooperación del Golfo -Pérsico-),
6- Terminar el apoyo a las “organizaciones terroristas”,
7- Detener la interferencia en los asuntos de Egipto,
8- Cesar las transmisiones del canal de noticias Al Jazeera,
9- Pedir disculpas a todos los gobiernos del Golfo [Pérsico] por los “abusos” de Al Jazeera,
10- Prometer que (Qatar) no llevará adelante ninguna acción que contradiga las políticas del CCG[P] y adherir a su estatuto.

Los saudíes también entregaron una lista de individuos y organizaciones que quieren prohibir (ver aquí).
Mirando estas condiciones, queda bastante claro que Irán y los palestinos (especialmente Hamas) están en la lista de demandas. Pero ¿por qué Gabón o Senegal se preocuparían por esto?
Más interesante, ¿por qué ISRAEL no aparece como un país que apoya al RAS?
Como siempre, hacia adentro los propios israelíes son mucho más honestos acerca de su papel en todo esto. Bueno, tal vez no dicen “lo hicimos”, pero escriben artículos como “Cinco razones por las que Israel debe preocuparse por la crisis de Qatar”, que enumera todas las razones por las que los israelíes están maravillados:

1- Esto a Hamas le duele
2- Esto acerca a Israel con Arabia Saudita, Egipto y el Golfo
3- Esto muestra que la influencia estadounidense está de regreso en la región
4- Esto deslegitima al terrorismo
5- Esto refuerza la mano de Israel en general y el gobierno de Israel en particular

¿Qué hay de los Estados Unidos? ¿Ellos se benefician realmente con esta crisis?
Estados Unidos tiene en Qatar lo que podría ser la mayor base de la USAF en todo el mundo, la Base Aérea de Al Udeid. Además, la sede central de avanzada del CENTCOM de los Estados Unidos también se encuentra en Qatar. Decir que estas son infraestructuras cruciales de Estados Unidos es un sobreentendido -alguno podría argumentar que éstas son las instalaciones militares estadounidenses más importantes en cualquier parte del mundo fuera de los Estados Unidos. Por lo tanto, lógicamente, uno podría concluir que lo último que los EE.UU. desearían es cualquier tipo de crisis o incluso tensiones en cualquier lugar cerca de instalaciones tan vitales, sin embargo es muy claro que los saudíes y los estadounidenses están actuando al unísono contra Qatar. Esto no tiene sentido, ¿verdad? Correcto. Pero ahora que Estados Unidos se ha embarcado en una fútil política de escalada militar en Siria, no debería sorprendernos que los dos principales aliados de Estados Unidos en la región estén haciendo lo mismo.
Además, ¿hubo alguna vez un momento en el que las políticas de la Administración Trump en Oriente Medio tuvieran algún sentido lógico? Durante la campaña electoral fueron, digamos, 50/50 (excelente sobre ISIS, sencillamente estúpidas sobre Irán). Pero desde el golpe de enero contra Flynn y la capitulación de Trump hacia los neocons todo lo que hemos visto es un tipo de estupidez delirante tras otro.
Objetivamente, la crisis en torno de Qatar no es buena para los Estados Unidos. Pero eso no significa que una Administración que ha sido tomada por duros ideólogos esté dispuesta a aceptar esta realidad objetiva. Lo que tenemos aquí es una administración muy débil conduciendo un país que se debilita rápidamente y que intenta desesperadamente demostrar que aún puede tirar mucho peso. Y si eso es, de hecho, el plan, es uno muy malo, uno que está destinado al fracaso y uno que dará lugar a muchas consecuencias no deseadas.

Volviendo al mundo real
Lo que Ud. tiene aquí es un caso severo de humos y espejos y lo que realmente ocurre es, una vez más, un torpe intento de debilitar a Irán por parte de los Tres Estados Canalla (EE.UU., Arabia Saudita, Israel).
Por supuesto, hay otros factores que contribuyen a esto, pero el gran asunto, el núcleo del problema, es lo que yo llamaría la rápidamente creciente “atracción gravitacional de Irán” y la correspondiente “desintegración orbital” de toda la región en la medida de su cercanía con Irán. Y para empeorar las cosas, los Tres Estados Canallas están perdiendo visible e inexorablemente su influencia sobre la región: Estados Unidos en Irak y Siria, Israel en Líbano y Arabia Saudí en Yemen -los tres se han embarcado en operaciones militares que terminaron siendo abyectos fracasos y que, lejos de demostrar que estos países eran poderosos, mostraron lo débiles que realmente son. Peor aún es el hecho de que los saudíes se enfrentan a una grave crisis económica sin fin a la vista, mientras que Qatar se ha convertido en el país más rico del planeta, sobre todo gracias a un inmenso campo de gas que comparte con Irán.
Podría parecer que Qatar no es una amenaza tan grande para Arabia Saudita después de todo, siendo -a diferencia de Irán- otro país salafista, pero en realidad esto es sólo un aspecto del problema: en los últimos decenios los Qataríes han sentido cómo su nueva riqueza les da medios completamente desproporcionados con su tamaño físico: no sólo crearon el imperio mediático más influyente del Medio Oriente, al-Jazeera, sino que incluso se embarcaron en una política exterior propia que los convirtió en protagonistas clave en las crisis en Libia, Egipto y Siria. Y sí, Qatar se convirtió en uno de los principales partidarios del terrorismo, pero también lo son Estados Unidos, Arabia Saudita o Israel, de modo que eso es sólo un pretexto hueco. El verdadero “crimen” de Qatar fue negarse, por razones puramente pragmáticas, a unirse a la masiva campaña contra Irán impuesta a la región por Arabia Saudita e Israel. A diferencia de la larga lista de países que tuvieron que expresar su apoyo a la posición saudita, los qataríes pudieron tener los medios para decir simplemente “no” y trazar su propio rumbo.
Ahora lo que los saudíes esperan es que Qatar ceda ante las amenazas y que la coalición liderada por los saudíes prevalezca sin tener una guerra “caliente” contra Qatar. La probabilidad de que lleguen a este resultado es una suposición, pero yo personalmente soy más bien escéptico (más sobre esto más adelante).

¿Qué pasa con Rusia en todo eso?
Los rusos y los cataríes han chocado cabezas muchas veces, sobre todo en Siria y Libia, donde Qatar desempeñó un papel extremadamente tóxico, siendo los principales financistas de varios grupos terroristas takfiríes. Además, Qatar es el principal competidor de Rusia en muchos mercados de GNL (gas natural licuado). Hubo también otras crisis entre los dos países, incluyendo lo que parece ser un asesinato ruso del líder terrorista checheno Zelimkhan Yandarbiyev y los posteriores tortura y juicio de dos empleados de la embajada rusa acusados de estar involucrados en el asesinato (fueron sentenciados a prisión perpetua y eventualmente serán enviados de vuelta a Rusia). Aún así, los rusos y los cataríes son pueblos eminentemente pragmáticos y los dos países mantienen predominantemente una relación cordial, aunque cuidadosa, relación que hasta incluye algunos emprendimientos económicos conjuntos.
Es muy improbable que Rusia intervenga directamente en esta crisis a menos que, por supuesto, Irán sea atacado directamente. La buena noticia es que un ataque directo contra Irán es improbable, ya que ninguno de los Tres Estados Canalla realmente tiene estómago para enfrentarse a Irán (y Hezbolá). Lo que Rusia hará es utilizar su poder blando, político y económico, para probar de ir incorporando lentamente a Qatar dentro de la órbita rusa de acuerdo con la estrategia semi-oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia que es “convertir a los enemigos en neutrales, neutrales en amigos, amigos en aliados”. Al igual que con Turquía, los rusos con mucho gusto ayudarán, sobre todo porque saben que esta ayuda les va a dar una influencia muy valiosa en la región.

Irán, el verdadero objetivo de todo
Los iraníes ahora están diciendo abiertamente que el reciente ataque terrorista en Teherán fue ordenado por Arabia Saudita. Técnicamente hablando, eso significa que Irán está ahora en guerra. En realidad, Irán es la verdadera superpotencia local que actúa con calma y moderación: los iraníes comprenden plenamente que este último ataque terrorista es un signo de debilidad, si no de desesperación, y que la mejor reacción es actuar de la misma manera que como los rusos reaccionaron ante los atentados con bomba en San Petersburgo: mantenerse enfocado, tranquilo y decidido. Al igual que los rusos, los iraníes también se han ofrecido a enviar comida a Qatar, pero es poco probable que intervengan militarmente a menos que los saudíes realmente se vuelvan locos. Además, con las fuerzas turcas pronto desplegadas en Qatar, los iraníes no tienen ninguna verdadera necesidad de ninguna exhibición de poder militar. Yo diría que el simple hecho de que ni EE.UU. ni Israel se hayan atrevido a atacar directamente a Irán desde 1988 (desde que la Fuerza Aérea de los EE.UU. derribara el avión de pasajeros Airbus 655 de Iran Air) constituye la mejor prueba del verdadero poder militar de Irán.

Entonces, ¿hacia dónde nos dirigimos?
Eso es realmente imposible de predecir, aunque sólo sea porque las acciones de los Tres Estados Canalla difícilmente puedan ser descriptas como “racionales”. Sin embargo, suponiendo que nadie se vuelva loco, mi sensación personal es que Qatar prevalecerá y que fracasará el último intento saudí de probar lo poderoso que es el Reino, al igual que todos los anteriores (en Bahrein 2011, Siria 2012 o Yemen 2015). El tiempo tampoco está del lado de los saudíes. En cuanto a los cataríes, ya han indicado claramente que no están dispuestos a rendirse y que lucharán. Los saudíes ya han tomado la escandalosa decisión de imponer un bloqueo a un país musulmán durante el mes sagrado de Ramadán. ¿Realmente escalarán y cometerán un acto de agresión contra un país musulmán durante ese mes? Podrían, pero es difícil de creer que incluso podrían ignorar a la opinión pública musulmana. Pero si no lo hacen, entonces su operación perderá mucho ímpetu mientras que a los qataríes se les dará tiempo para prepararse política, económica, social y militarmente. Qatar puede ser pequeño, y los propios cataríes no son muy numerosos, pero sus inmensos bolsillos les permiten alinear rápidamente cualquier cantidad de proveedores y contratistas dispuestos a ayudarlos. Este es el caso donde las famosas “fuerzas del mercado” actuarán a favor de Qatar.
El ministro de Asuntos Exteriores catarí es aguardado en Moscú el sábado y es bastante obvio en torno de qué girarán las conversaciones: mientras Rusia no pondrá todo su peso político para apoyar a los cataríes, el Kremlin podría aceptar convertirse en un mediador entre el RAS y Qatar. Si eso sucede, esa sería la última ironía: el principal resultado de la operación saudita-israelí-estadounidense hará que Rusia sea un actor aún más influyente en la región. En cuanto a Qatar, el resultado de esta crisis probablemente se articulará a lo largo de líneas nietzscheanas: “Lo que no nos mata, nos hace más fuertes”.

Conclusión
Veo esta última crisis como otro intento desesperado por parte de los Tres Estados Canallas de probar que siguen siendo el tipo más grande y malo de la manzana y, al igual que los anteriores, pienso que fallará. Por ejemplo, simplemente no veo a los cataríes cerrando al-Jazeera, una de sus “armas” más poderosas. Tampoco veo que rompan todas las relaciones diplomáticas con Irán, ya que esos dos estados están unidos por la cadera por el inmenso campo de condensación de gas de South Pars. La inmensa riqueza de los cataríes también significa que tienen partidarios muy poderosos en todo el mundo que en este momento, al escribir estas líneas, están probablemente en el teléfono haciendo llamadas a personas muy influyentes e indicándoles, en términos que no dejan lugar a ninguna duda, que Qatar no debe ser ensuciado.
Si para algo servirá esta crisis será sólo para empujar a Qatar más lejos hacia el cálido abrazo de otros países, incluyendo Rusia e Irán, y para debilitar más a los saudíes.
Los Tres Estados Canallas tienen el mismo problema: su capacidad militar para amenazar, intimidar o castigar se está erosionando rápidamente y cada vez menos países les temen. Su mayor error es que en vez de intentar adaptar sus políticas a esta nueva realidad, ellos siempre optaron por doblar la apuesta una y otra vez, aunque fallen cada vez, haciéndolos parecer aún más débiles y su situación inicial aún peor. Esta es una espiral descendente muy peligrosa y, sin embargo, los Tres Estados Canalla parecen incapaces de diseñar ninguna otra política.
Terminaré esta columna comparando lo que los Presidentes Putin y Trump están haciendo en estos días, ya que encuentro esta comparación altamente simbólica de la nueva era en la que vivimos: Trump, después de bombardear unos cuantos “técnicos” (camiones 4×4 con una ametralladora) y camiones en Siria, procedió a twitear que Comey era un mentiroso y un extraviado. En cuanto a Putin, participó en la última reunión de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), la que dio la bienvenida como miembros de pleno derecho tanto a Pakistán como a la India. Ahora, la OCS representa ahora más de la mitad de todas las personas que viven en nuestro planeta y una cuarta parte del PBI mundial. Se puede pensar en ella como el “otro G8”, o el “G8 que importa”.

la versión rusa del G-8: la OCS, “el G-8 que importa”

Yo sostengo que esta rápida comparación de agenda realmente me dice todo.